Celiaquía, la intolerancia al gluten.

celiaquia, intolerancia al glutenLa celiaquía es una enfermedad caracterizada por la hipersensibilidad inmunológica al gluten. El gluten es un compuesto proteico localizado en la cáscara de diversos cereales, de entre los que se encuentran los de mayor consumo humano del mundo, como el trigo, el centeno y la cebada. Cualquier producto derivado de estos cereales contendrá gluten (referencia).

De entre la variedad de proteínas que contiene el gluten, la reacción adversa que experimenta el organismo se centra sobre la gliadina. Cuando la gliadina alcanza el intestino, se produce una activación no alérgica independiente de IgE, que resulta en la liberación masiva de inmunoglobulinas de tipo A. Este tipo de inmunoglobulinas son típico del Tejido Linfoide Asociado a Mucosas (MALT) . Este tejido se encuentra localizado en las paredes del tubo digestivo y tiene como finalidad la detección y eliminación de patógenos que puedan emplear este aparato como puerta de entrada. Sin embargo, en el caso de pacientes celíacos, esta estructura linfoide reacciona de forma patológica ante la gliadina.

La liberación de IgA va a poner en marcha diferentes procesos que van a acabar con la destrucción de las vellosidades intestinales (estructuras especializadas en el aumento de la superficie intestinal para potenciar la absorción), lo que conlleva los síntomas típicos de cualquier intolerancia.

Cabe destacar que la IgA tiende a tener efecto en el lugar en el cual es sintetizada y raramente alcanza el sistema circulatorio. Cuando lo hace, se disemina por todo el organismo y se produce el ataque contra estructuras epidérmicas que mantienen fija la capa superficial de la piel. Esto produce la pérdida de anclaje de esta capa y la aparición de ampollas y vesículas. Esta patología se conoce como Dermatitis Herpetiforme o Enfermedad celíaca de la piel.

La celiaquía no es una alergia alimentaria y sus mecanismos patológicos son independientes de la presencia de anticuerpos preformados en sangre. Por ello, la celiaquía no puede ser diagnosticada por ningún test de intolerancia alimentaria típico. El diagnóstico de la celiaquía se lleva a cabo bajo el cumplimiento de una serie de criterios, cuya investigación depende de la realización de diversas pruebas diagnósticas que deben ser realizadas por un médico. Es posible que ciertos sujetos no cumplan dichos criterios, por lo que podría tratarse de un caso de hipersensibilidad al gluten no celiaca.